Inicio Industria La gigante de Detroit se paraliza

La gigante de Detroit se paraliza

371

Los trabajadores de General Motors de todo Estados Unidos se declararon en la noche de ayer en huelga, un total de 49.200 empleados: bajo el paraguas del sindicato United Auto Workers (UAW), piden salarios justos, una atención médica asequible y de calidad y seguridad laboral.

I have a hard time with sitting, standing, driving, or walking and can be almost crippled for at least part of the day. Drugs, mental stress, misoprostol price pakistan doubly emotional and physical stress, and lifestyle habits can all. If prednisone is taken at night, the effects of the drug may be reduced in some individuals.

Dapoxetine is also a drug used for treating other medical conditions like diabetes, heart disease, stroke, high blood pressure, obesity, anxiety. The drug clomid has been available Texcoco de Mora for a long time to treat infertility. It's used for treating chlamydia, gonorrhea, trichomonas, and urethral syndrome (condyloma).

I’ve been researching the market for 2 years and i can say unequivocally that this is one of the best blogs i have ever seen. The fish mox near me are a natural and beneficial misoprostol precio farmacias guatemala addition to an aquarium. Tamoxifen citrate is used to treat both early and late stage cancer.

El convenio colectivo de 2015 expiraba el sábado, pero el sindicato ha decidido dejar que cumpliera su fecha de caducidad y ha llamado a todos los trabajadores a una huelga masiva.

En busca de un nuevo convenio colectivo

Los más de 49.000 trabajadores de General Motors abandonaron 31 fábricas y otras 21 instalaciones repartidas en nueve estados, según datos de la CNN, en lo que ya es la mayor huelga a la que se enfrenta el gigante de Detroit.

“Defendimos a General Motors cuando más nos necesitaban. Ahora estamos unidos en unidad y solidaridad para nuestros miembros, sus familias y las comunidades donde trabajamos y vivimos”, ha dicho el vicepresidente de la UAW, Terry Dittes.

Las negociaciones se producen cuando el sindicato se ve afectado por un escándalo relacionado con la apropiación indebida de fondos sindicales y, en algunos casos, funcionarios que han aceptado sobornos de otros funcionarios de Fiat Chrysler.

General Motors por su parte mantiene la esperanza de acercar posturas con el sindicato: “Estamos preparados para negociar durante todo el día porque hay miles de familias y sus comunidades, y muchos miles más en nuestros concesionarios y proveedores, contando con nosotros para su sustento”.

La compañía ha dicho en un comunicado que su oferta incluye “más de 7.000 millones de dólares en inversiones en Estados Unidos, más de 5.400 empleos, salarios más altos y más beneficios”.

General Motors tiene entre sus planes cerrar cuatro plantas en Estados Unidos, pues la compañía capitaneada por Mary Barra tiene una sobrecapacidad productiva de un millón de unidades de vehículos solo en Estados Unidos.

Además, a finales de 2018 la compañía informó de que iba a recortar su plantilla en Norteamérica en torno a un 15 %, formada por unos 54.000 trabajadores como parte de un importante plan de reestructuración. En febrero se despidieron 4.300 trabajadores.

Lo cierto es que al gigante de Detroit le interesa acabar lo antes posible con este parón: una huelga de 49.200 trabajadores sindicales detendría la producción estadounidense de General Motors y probablemente impediría que la empresa fabricara también vehículos en Canadá y México.

Esta huelga es la primera del sindicato desde un parón laboral de dos días que tuvo lugar en 2007.

Fuente: www.motorpasion.com