Inicio Destacado Toyota Lunar Cruiser: el todo terreno para conquistar el espacio

Toyota Lunar Cruiser: el todo terreno para conquistar el espacio

111

El Toyota Lunar Cruiser es un proyecto desarrollado por la firma japonesa en conjunto con la Agencia de Exploración Aeroespecial de Japón (JAXA por sus siglas en inglés), que arrancó el año pasado. Se trata de un vehículo presurizado de exploración tripulado, concebido para misiones en la luna.  

Al igual que el Rover Lunar o el Space Exploration Vehicle (SEV o Vehículo de Exploración Espacial) de la NASA, el Lunar Cruiser es un eléctrico con pila de combustible de hidrógeno. Comparte la misma tecnología de los vehículos a hidrógeno de Toyota, como el Mirai, el autobus Fuel Cell Bus o sus propuestas de transporte pesado.

Desde que la firma japonesa y JAXA llegaron a un acuerdo en marzo de 2019, tres grupos de trabajo se han dedicado a hacer posible este proyecto, centrándose en la producción de piezas de prueba, definir sus elementos tecnológicos, además de fabricar el primer prototipo, previsto para 2022.

El objetivo es que esté listo en la segunda mitad de este década; como fecha tentativa 2029, lo que supondría 10 años de desarrollo.

En un año, se ha nombrado a este vehículo como Lunar Cruiser, en honor al mítico 4×4 Toyota Land Cruiser. Según la marca nipona, el todo terreno lunar debe hacer gala de los mismos atributos que acompañan a ese modelo, como durabilidad o fiabilidad. Además que ayuda a identificarlo con la firma japonesa.

El Lunar Cruiser está diseñado para ser conducido por astronautas y tiene características similares del SEV de la NASA, ya que el norteamericano también tiene cabina presurizada para dos ocupantes. Según Toyota, en caso de emergencia incluso se podrá transportar hasta 4 tripulantes; tendrá un espacio de 6,0 metros de largo, 5,2 metros de ancho y 3,8 metros de alto, con un espacio interior de 13 m3.

El objetivo es que alcance los 10 000 kilómetros de autonomía de crucero sobre la superficie de la luna. Actualmente, Toyota y la Agencia aeroespacial japonesa están centrados en simulaciones para definir la potencia idónea de su mecánica eléctrica, además de su capacidad para disipar el calor durante la conducción.