Inicio Destacado Sébastien Loeb y Daniel Elena se separan tras 23 años de trabajo

Sébastien Loeb y Daniel Elena se separan tras 23 años de trabajo

191

El trabajo conjunto entre el nueve veces campeón del WRC, Sebástian Loeb, y su copiloto, Daniel Elena, parecía que nunca iba a acabar. Sin embargo, luego de 23 años de éxitos, esta alianza termina. Así lo dieron a conocer los competidores en sus redes sociales. Al parecer, la decisión habría sido de Prodrive.

Tras conocer su separación, Elena manifestó: “Hoy recibí una llamada de Seb a las 11:45 de la mañana diciéndome que no competiría conmigo. En el Dakar o cualquier otra cosa porque Prodrive decidió que no estaba haciendo el trabajo, que no estaba lo suficientemente motivado, que no tenía suficiente experiencia, que este año cometí demasiados errores de navegación”.

El navegante aseguró que Prodrive debería realizar un análisis al interior y no culparlo a él de los problemas.

“Tu auto no está hecho para ganar, eres un equipo que no está estructurado, no me escucharon. Yo pasé horas con mi ingeniero para decir qué hacer, no para intentar ganar solo un Dakar, sino para tener un coche sólido. Pero no escucharon los consejos, ya fueran míos, de Nani Roma o de Seb. Hicieron lo que querían y es normal porque es su filosofía, porque son Prodrive, quienes ‘ganan todo’.”

A su vez, Loeb aseguró que fue una decisión difícil y que discutieron con Prodrive sobre esta situación.

“No fue una decisión fácil de tomar y no fue una llamada telefónica fácil de hacer porque pasamos 23 años juntos y Daniel es un amigo. Tenía muchas opiniones externas sobre Daniel, lo discutimos con Prodrive y, después de analizar nuestro desempeño en el último Dakar, llegamos a la conclusión de que sería bueno intentar otra cosa. Tengo 47 años, todavía no tengo muchos años para ganar el Dakar, así que quiero poner todas las posibilidades de mi lado. El futuro nos dirá si es la decisión correcta. Pero eso no cambia mi relación con Daniel, con quién compartí muchas cosas”.

En el último Dakar, Loeb y Elena abandonaron la competencia en la etapa 8 debido a problemas mecánicos y pinchazos. El nueve veces campeón del WRC no pudo dar pelea a los pilotos punteros y Stéphane Peterhansel se llevó el título.