El nuevo crossover, que va a fabricarse en España, se empezará a comercializar a principios de este año en Europa y en diversos países de África y, a partir de 2016,  también se convertirá en el primer vehículo de Renault fabricado en China. 

Concebido sobre una plataforma común de Renault y Nissan, la plataforma CMF C/D, se beneficia del saber hacer de la alianza en el segmento de los crossovers y se sitúa en el segmento C, entre Captur y Koleos, un segmento en pleno desarrollo, respaldando las ambiciones de la marca a nivel internacional.

Se destacarán sus motores diésel con 110 y 130 CV con opciones de cajas manual y automática de 6 marchas. Además, existiránversiones con tracción simple y con tracción total.