Inicio Destacado Puro rendimiento en el sistema de propulsión eléctrico del Porsche Taycan

Puro rendimiento en el sistema de propulsión eléctrico del Porsche Taycan

82

Cifras de aceleración vertiginosas, gran capacidad de tracción y potencia disponible permanentemente. Estas son las premisas que debe cumplir todo buen auto deportivo. El nuevo Taycan satisface estas exigencias. Por eso es único en su segmento.

En la versión superior Turbo S, el Taycan alcanza los 560 kW (761 PS, 750 hp) de potencia gracias a las funciones overboost y Launch Control; el Taycan Turbo llega hasta los 500 kW (680 PS, 670 hp), mientras el Taycan 4S ofrece dos niveles de potencia en función de la batería elegida: con la batería Performance consigue hasta 390 kW (530 PS, 523 hp) y con la Performance Plus, hasta 420 (571 PS, 563 hp).

El Taycan Turbo S acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, el Taycan Turbo en 3,2 segundos y el Taycan 4S en 4,0. El modelo superior alcanza la marca de 200 km/h en 9,8 segundos, mientras que el Turbo tarda 10,6 segundos y el 4S requiere 13,3. La autonomía del Turbo S es de hasta 412 kilómetros (256 millas), la del Turbo es 450 kilómetros (280 millas) y la del 4S es 407 (según WLTP). La velocidad máxima de los modelos Turbo de tracción total es de 260 km/h (162 mph), mientras que en el 4S es 250 km/h (155 mph).

Para activar al Taycan el conductor debe seleccionar un modo de conducción con el pedal de freno pisado, aunque también lo puede hacer pulsando un botón. Por analogía a la posición del contacto de los otros modelos Porsche, el botón de arranque ‘Power’ está situado a la izquierda del volante, en el tablero.

Motores eléctricos síncronos con bobinado en horquilla
Los modelos Taycan Turbo S, Taycan Turbo y Taycan 4S poseen dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, lo que hace que todas las versiones tengan tracción total. Tanto la autonomía como la potencia continua que ofrecen los sistemas de propulsión se benefician de la alta eficiencia de sus motores síncronos. El motor eléctrico, la transmisión y el inversor con modulación del pulso se agrupan en un conjunto de formas muy compactas.

El módulo trasero está instalado en paralelo al eje. Para aumentar el volumen del maletero, este módulo va colocado encima del inversor, en una solución de diseño escalonada. El módulo del eje delantero tiene una disposición coaxial y ocupa muy poco espacio.

Los dos potentes motores eléctricos de los ejes delantero y trasero son síncronos de imanes permanentes (Permanent Magnet Synchronous, PSM). Disponen de un rotor con imanes permanentes de alta calidad que generan un campo magnético natural. Como resultado, el rotor se mueve en sincronía con el campo magnético giratorio del estátor, de ahí el nombre de PSM.

Un inversor con modulación del pulso determina la frecuencia del campo giratorio en el estátor, estableciendo así la velocidad del rotor. El diseño, la función y el excelente comportamiento térmico de los motores síncronos de imanes permanentes permiten alcanzar el alto rendimiento típico de Porsche.