Foto: Mercedes-Benz

Hace unos días, se filtró vía un vídeo, el aspecto del nuevo Mercedes-Maybach G 650 Landaulet, que la marca alemana exhibirá en el Salón de Ginebra. Hoy, sin embargo, ya tenemos la información oficial de este modelo que sigue los pasos del G 63 AMG 6X6 y el G 500 4X4.

El G 650 Landaulet es tan sólo el quinto modelo creado por Mercedes-Maybach, tras su desaparición como marca, y el primer todoterreno. Se añade así al Mercedes Clase S, al Clase S Pullman y al S650 Cabriolet en el exclusivo club de los Maybach. Se fabricarán tan sólo 99 unidades de este coche, cruce de limusina y auténtico todoterreno.

Bajo el capó, el G650 Landaulet equipa el V12 biturbo 6.0 litros de 630 CV y 1.000 Nm de par motor. Al igual que el G500 4×42, este Maybach equipa ejes portales. Se trata de ejes en los que el tubo del eje está por encima del centro del cubo, o mozo, de la rueda. Obliga a una mayor reducción, pero al estar los diferenciales y el eje de transmisión por encima del centro de la rueda, autoriza una mayor altura libre al suelo. Así, el G650 dispone de 45 cm de altura libre. Y como todo Clase G cuenta con bloqueo en los tres diferenciales.

La batalla, como en toda limusina que se precie, ha sido alargada: 578 mm más con respecto a un Clase G de cinco puertas. De este modo, los dos pasajeros traseros pueden disfrutar de los asientos individuales con masaje y posición reclinable que equipa el G; son los asientos de las versiones más lujosas del Mercedes Clase S.

Al final, el G 650 Landaulet tiene unas dimensiones generosas que facilitarán aparcarlo por Sloane Street, en Londres, o en el Quai des Bergues, en Ginebra (su hábitat natural): mide 5.345 mm de largo por 2.110 mm de ancho y unos impresionantes 2.335 mm de alto.

Obviamente, como su nombre Landaulet indica, sólo los pasajeros de las plazas traseras pueden disfrutar del viaje bajo el sol. Que el chófer y el guardaespaldas no se quejen, tienen climatizador. Además, el habitáculo cuenta con un panel eléctrico que otorga privacidad a las plazas trasera. Lo ideal para ultimar los detalles de la dominación del mundo, sin que el servicio se enteré. Cada pasajero dispone de su pantalla individual de 10 pulgadas y de su guantera, mientras que la nevera para el Champagne es compartida.

Las primeras unidades deberían empezar a llegar a los garajes de los plutócratas de este mundo este otoño. ¿El precio? Bueno si has de preguntar… Aún así, representantes de Mercedes-Benz confesaron a Autocar que sería más caro que el G 63 6×6, el cual costaba poco más de 456.000 euros.

Fuente: www.motorpasion.com