Si nos preguntan que debería tener un coche para viajar en familia, todos responderemos más o menos lo mismo; una gran habitabilidad, confort de primer nivel, accesibilidad, modularidad y funcionalidad para aprovechar al máximo el espacio disponible, un motor suficiente para moverlo con solvencia y que no gaste mucho y la máxima seguridad posible. Y si además, está bien equipado y es barato, mejor que mejor.

Pues bien, el Seat Alhambra, que se comercializa en Europa, especialmente en esta versión tope de gama con el motor diésel más potente y el cambio automático DSG cumple a la perfección con todo lo descrito en el párrafo anterior salvo por el tema del precio.

Es cierto que las familias numerosas tienen una bonificación impositiva (el 50% del impuesto de matriculación para vehículos de más de cinco plazas, matriculados a nombre del padre o de la madre y no revendibles antes de cuatro años) pero como este Alhambra paga sólo el 4,75% de impuesto, el ahorro es de un 2,62%.

El coche vale 38.720 euros sin el descuento citado de familias numerosas y aplicando, eso sí, los 4.000 euros de descuento que Seat rebaja ahora mismo a los clientes. Es un precio elevado pero que, como todo en la vida, tiene su explicación. El coche es el más equipado de la gama (acabado Style), lleva el motor más potente y cambio automático pero, además, es un monovolumen y este tipo de vehículos, por su bajo nivel de ventas, tienen dos “características colaterales” habituales.

Fuente y foto: coches.net