Inicio Destacado El primer ‘Toro’ eléctrico llegará en 2025

El primer ‘Toro’ eléctrico llegará en 2025

65

Lamborghini presentó sus planes para la descarbonización de sus futuros modelos y de la planta de Sant’Agata Bolognese. La hoja de ruta es muy ambiciosa: la firma italiana busca la electrificación de toda su gama para 2024 y la llegada de su primer vehículo eléctrico en 2025.

El plan, denominado como ‘Direzione Cor Tauri’, busca revolucionar la gama y que en tres años todos los Lamborghini tendrán al menos una versión electrificada, y tan solo un año después llegará el primer modelo 100% eléctrico.

Plara esta transformación, Lamborghini invertirá más de USD 1 500 millones durante los próximos cuatro años, la mayor inyección de recursos en la historia de la marca, que se dividirá en tres fases.

1. ‘Homenaje al motor de combustión’. El primer paso será denominado así por la marca y se llevará a cabo entre 2021 y 2022. Se caracterizará por el “desarrollo de motores de combustión para versiones que rinden homenaje a la historia de la marca y a productos icónicos del pasado y presente . En 2021 se anunciarán dos nuevas incorporaciones a la gama de modelos V12”, señala el comunicado emitido por la compañía.

2. ‘Transición híbrida’. Lamborghini presentará en 2023 su primer vehículo de producción en serie híbrido, y para finales de 2024 la gama al completo estará electrificada.

El objetivo de la compañía para esta fase es reducir las emisiones de CO₂ de sus modelos en un 50% para principios de 2025.

3. Llegada del primer ‘Toro’ completamente eléctrico. Probablemente en 2025, llegará el primer modelo de Lamborghini cero emisiones. Y, siguiendo los pasos de la marca, será un superdeportivo.

“Una vez más, la innovación tecnológica en esta fase estará orientada a garantizar unas prestaciones remarcables, y a posicionar el nuevo producto en lo más alto del segmento”, señala la firma.

La electrificación también llegará a la fábrica de Sant’Agata Bolognese “desde las líneas de producción hasta las oficinas”. La planta, de 160 000 metros cuadrados, logró la certificación de neutralidad de CO2 en 2015 y se ha mantenido incluso después de que haya duplicado su tamaño.