Inicio Destacado Audi e-tron: el suv premium 100% eléctrico ya está en Ecuador

Audi e-tron: el suv premium 100% eléctrico ya está en Ecuador

27

La marca de los cuatro aros presenta en Ecuador su primer modelo de producción 100% electrónico, el Audi e-tron, en sus dos versiones SUV y Sportback, cada uno disponible con dos motorizaciones distintas, e- tron 50 y e-tron 55.

El SUV de gran tamaño es apto para su uso diario y su versión Sportback combina la potencia de un espacioso SUV con la elegancia de un coupé de cinco puertas. Sus dos motores eléctricos, junto a la atracción integral electrónica quattro, logran unas prestaciones increíbles y una dinámica muy ágil.

La batería de alto voltaje es la base para una autonomía que varía entre 280 a 310 kilómetros en el e-tron 50 y de 370 a 410 kilómetros en el e-tron 55, en sus dos versiones. La autonomía del vehículo dependerá de las condiciones de altitud, topografía de la zona, temperatura ambiente, uso de componentes y sobre todo estilo de conducción.

El Audi e-tron es un SUV eléctrico de uso familiar y de ocio. Con una longitud entre 4.901 mm y 5.014 mm, en un ancho entre 1.935 mm a 1.976 mm y una altura entre 1.582 mm y 1.686 mm, ofrece la estabilidad y el confort característicos de los modelos de gran tamaño de la marca.

El Audi e-tron Sportback a su vez mide 4.901 mm a 5.014 mm de largo, 1.935 mm a 1.976 mm de ancho y 5.182 mm a 1.616 mm de alto. Su techo se extiende de forma casi plana sobre la musculosa carrocería y desciende de forma muy marcada en su zona posterior.

Gracias a una distancia entre ejes de 2.928 mm, el Audi e-tron cuenta con espacio para cinco ocupantes y su equipaje correspondiente. La capacidad total del maletero del e-tron SUV es de 660 litros a 1.725 litros con los asientos abatidos y el del e-tron Sportback es de 615 litros a 1.665 litros con los asientos abatidos, lo que les hacen aptos para viajes.

El Audi e-tron ejemplifica la experiencia de conducción de la nueva era. Dos motores eléctricos los mueven con gran fuerza, sin emisiones y con un silencio absoluto. Los propulsores entregan una potencia combinada de 230 kW en el e-tron 50 y 300 kW en el e-tron 55, con un toque entre 561 y 664 Nm de torque máximo, disponible en fracciones de segundo, con una impresionante capacidad de empuje.

Como ejemplo de sus posibilidades, destacan los 6,8 segundos en el e-tron 50 y 5,7 segundos en el e-tron 55 que necesitan respectivamente para alcanzar los 100 km/h desde cero. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 190 km/h.

La nueva generación del sistema quattro de tracción integral logra unos niveles de agarre superlativos. En cualquier tipo de superficie y bajo cualquier situación climatológica. De una manera continúa y totalmente variable, reparte el par entre ambos ejes en fracciones de segundo.

En muchos casos, el e-tron utiliza el motor posterior para lograr una mayor eficiencia. Pero si el conductor demanda más potencia de las que el sistema puede entregar en función de las condiciones de adherencia, el sistema eléctrico redistribuye el par al eje delantero. También cuando se requiere máximo agarre, el sistema de tracción total entra en el juego y lo hace de manera competitiva, antes incluso de que una rueda pierda adherencia, se esté atravesando una curva a velocidad elevada o el auto se encuentre en una situación de subviraje. El talento dinámico del Audi e-tron sale a lucir especialmente sobre superficies de bajo coeficiente de fricción.

Un factor clave que hace que el Audi eléctrico tenga una dinámica envidiable es la posición baja y centrada en la que se ubican los diferentes componentes mecánicos. La batería, por sus dimensiones, se ajusta perfectamente al tamaño del Audi e-tron y se instala entre ambos ejes en forma de bloque ancho y plano. Justo por debajo del habitáculo, está hace que el centro de gravedad del e-tron sea parecido al de una berlina. El reparto de paso queda perfectamente equilibrado en la proporción de 50:50.

Gracias a los modos de conducción del Audi Drive Select, el conductor puede variar el carácter del auto mediante la selección de siete perfiles diferentes, en función de la situación, la característica de la vía o las preferencias personales. Este sistema influye, entre otras cosas, en la suspensión adaptativa con control de amortiguación, muelles neumáticos, se ajustan individualmente a las condiciones de la carretera en funcionalidad de la velocidad.

En viajes largos, la altura se reduce para mejorar la aerodinámica y, por lo tanto, aumentar la autonomía.

Al hablar de su exterior, el e-tron refleja el lenguaje fundamental del diseño Audi, pero trasladado a la era eléctrica, gracias a nuevos detalles que lo definen estéticamente, como la parrilla Audi Singleframe invertida que en gran parte se encuentra cerrada y presenta una terminación en gris platinado, lo que idéntica al e-tron como un modelo enteramente electrónico. En el borde inferior los faros LED de serie vienen con cuatro pequeñas barras horizontales que crean la firma lumínica específica e-tron, como luces diurnas, por primera vez este elemento se integra directamente en los faros.

Las expresivas taloneras con las inserciones en color negro dejan a la vista a la batería que es el centro de energía del Audi e-tron. En la parte posterior la presencia del difusor pone de relieve la ausencia de tubos de escape. El logo sobre la tapa de carga va pintado de color naranja que identifica los componentes de alta tensión.

La batería de iones de litio del Audi e-tron 50 tiene una capacidad de 71 kWh, mientras que el e-tron 55 tiene una capacidad total de 95 kWh y funciona a un voltaje nominal de 396 voltios. Forma un bloque plano y ancho, que va fijado en 35 puntos a la estructura, bajo el habitáculo. El sistema de batería es excepcionalmente rígido y está diseñado a prueba de choques, gracias a una sólida carcasa protectora de aluminio que contiene los 36 módulos de celdas. Se dispone en dos niveles o ‘pisos’: uno inferior más largo con 31 módulos y un nivel superior más corto, que contiene cinco módulos. Cada módulo integra doce celdas. El sistema de refrigeración se encuentra bajo las cámaras de las celdas.

Durante las aceleraciones de hasta 0.3 g, que suponen más del 90% de las frenadas en la conducción diaria, la batería de alto voltaje se carga mediante los motores eléctricos, principalmente el posterior.

De esta manera, ambos propulsores se convierten en generadores de energía, tanto en modo de inercia cuando el conductor levanta el pie del acelerador, como durante las fases de frenada.

En su interior el Audi e-tron expresa ligereza, inteligencia y elegancia. El Audi Virtual Cockpit, sus dos pantallas digitales, su amplio panel de instrumentos y las molduras de las puertas junto a sus modernos componentes eléctricos llevan la digitalización del automóvil a un nivel completamente nuevo.

El área que rodea al conductor se orienta hacia él, incluidas las dos grandes pantallas del sistema MMI touch response, con un ángulo de inclinación enfocado al puesto de conducción. Estos dos displays reemplazan, en gran medida, a los mandos de control convencionales, al tener integradas casi todas las funciones. Con el Audi Virtual Cockpit de serie, el usuario puede elegir entre dos tipos de vista, que presenta la información de forma clara y con gráficos de alta resolución.

Y es por toda la tecnología, nuevos diseños, sistemas avanzados, elementos funcionales de confort, junto a materiales de alta calidad y un acabado artesanal que hacen de la movilidad eléctrica una experiencia Premium.

El precio del Audi e-tron arranca en los USD 76 900 en el Ecuador.