Inicio Circuitos F1: Un truco de Mercedes con el volante levanta sospechas

F1: Un truco de Mercedes con el volante levanta sospechas

619

El nuevo Mercedes está en el centro de todas las miradas después de un curioso ‘modo de dirección’ detectado en la cámara ‘on board’ de Lewis Hamilton.

En las imágenes de las vueltas de Hamilton en la mañana del jueves se veía que el campeón del mundo tiraba de su volante y lo movía hacia él en las rectas antes de moverlo de nuevo hacia adelante en las curvas.

Y, cuando lo hacía, también se veía que la convergencia de las ruedas delanteras parecía cambiar.

Puede que el sistema, que puede ser accionado hidráulicamente a través del enlace de dirección, cambie el ángulo de las ruedas delanteras respecto a la línea central del monoplaza. Con el sistema activado parecen alinearse más y converger hacia el centro.

Eso ayudaría a tener un mejor rendimiento en las curvas y minimizaría la resistencia al avance en las rectas.

El sistema parece ser totalmente personalizable, y no lo usan durante todas las vueltas.

Mercedes ha confirmado que el sistema es un “modo de dirección” que el equipo está probando durante la pretemporada, aunque aún no han dado más detalles para explicar el motivo.

Uno de los puntos fuertes de Mercedes en 2019 fue el paso por curvas de baja velocidad, ya que el equipo buscó (y logró) maximizar el rendimiento de la suspensión.

Las reglas de la Fórmula 1 respecto a la suspensión y la dirección son bastante claras sobre qué se puede hacer y qué está prohibido.

El Artículo 10.2.3 es explícito sobre que cualquier ajuste al sistema de suspensión solo se puede hacer cuando el auto está parado.

“No se puede hacer ningún ajuste a ningún sistema de suspensión mientras el auto está en movimiento”, dice.

El Artículo 10.2.2 establece: “Cualquier dispositivo alimentado que sea capaz de alterar la configuración o afectar el rendimiento de cualquier parte de la suspensión está prohibido”.

Sin saber cómo funciona el sistema Mercedes, no está claro si infringe alguna de las reglas anteriores.

Las reglas de F1 también hablan claro sobre cualquier sistema de dirección asistida. El Artículo 10.4.2 establece: “Los sistemas de dirección asistida no pueden ser controlados electrónicamente ni accionados eléctricamente”.

“Ningún sistema de ese tipo puede realizar otra función que no sea la de reducir el esfuerzo físico requerido para pilotar el auto”.