Inicio Deporte Motor El comienzo de una era: el exitoso debut del Audi RS Q...

El comienzo de una era: el exitoso debut del Audi RS Q e-tron en el Rally Dakar

152

El auto de carreras más complejo en la historia de Audi hasta la fecha pasó su bautismo de fuego en el Rally Dakar con gran éxito. Los tres Audi RS Q e-tron dominaron el rally todoterreno más duro del mundo en su debut en Arabia Saudita. En total, recorrieron alrededor de 24.000 kilómetros en el desierto, casi el triple de los 8,700 kilómetros de prueba que Audi había completado anteriormente. Mattias Ekström/Emil Bergkvist terminaron noveno en Jeddah como el mejor equipo de pilotos de Audi en una exigente edición del clásico del desierto. Con la llegada de la movilidad eléctrica, Audi marcó el comienzo de una nueva era en los rallies todoterreno.

“Audi estuvo a la altura de su papel pionero en el Rally Dakar desde el principio”, dice Oliver Hoffmann, miembro de la Junta de Desarrollo Técnico de Audi. “El concepto de conducción alternativa del Audi RS Q e-tron ha cumplido todas las expectativas con su sistema de propulsión eléctrica, la batería de alto voltaje y el convertidor de energía altamente eficiente. Durante más de cuatro décadas, nuestra marca ha impresionado una y otra vez con sus innovaciones en el automovilismo, incluso en el rally más duro del mundo”. Audi desarrolló el RS Q e-tron para que estuviera listo para competir en poco más de un año. Gracias al sistema de propulsión eléctrico altamente eficiente, los tres autos de carreras compitieron en la nueva clase T1 Ultimate, creada para vehículos de bajas emisiones. Los prototipos de Audi han hecho historia como los primeros representantes de esta nueva clase, además de lograr las primeras victorias de etapa con un auto eléctrico.

Stéphane Peterhansel, el piloto con más victorias (14) en el Dakar, resumió el entusiasmo que inspira la conducción: “He conducido muchos prototipos en el desierto, pero el Audi RS Q e-tron es simplemente sensacional en las dunas. La propulsión eléctrica con su buen par se adapta perfectamente a mi estilo de conducción”. El francés, que compitió con su compatriota Edouard Boulanger, ganó la décima etapa con el Audi RS Q e-tron, sumando 82 victorias de etapa del Dakar en su carrera deportiva. Sin embargo, un incidente al principio de la carrera dejó a los ganadores del año pasado sin posibilidades de una buena posición general esta vez: el piloto consumado golpeó una piedra en la segunda etapa que destruyó la llanta y causó daños a la suspensión. Después de las reparaciones, recibió una penalización de tiempo por exceder el tiempo máximo de la etapa, lo que dejó a Peterhansel al final del campo. A partir de este momento, el equipo de pilotos se puso constantemente al servicio del equipo y ayudó a sus compañeros.

Carlos Sainz se benefició directamente de esto, por ejemplo, durante los repetidos cambios de amortiguadores en las etapas cuatro a seis. El español, navegado por su compatriota Lucas Cruz, ya hizo historia en la tercera etapa. Sainz logró la primera victoria de etapa del Audi RS Q e-tron en la exigente ruta de Al Artawiya a Al Qaisumah. Ocho días después logró su segunda victoria de etapa. “Especialmente en la segunda mitad, las pistas fueron típicas de Dakar, es decir, muy variadas y exigentes con una mezcla de pistas todoterreno, dunas pequeñas y grandes y orientación difícil”, dijo Sainz. “Con nuestros ingenieros, mejoramos cada vez más la puesta a punto del auto a lo largo del rally. Muchas gracias a todos por eso”. El español, dos veces Campeón del Mundo de Rallyes y con tres victorias en el Dakar, se quedó esta vez sin opciones en la clasificación general a pesar de los buenos resultados individuales. Ya en el segundo día, un roadbook inexacto provocó muchos errores de navegación en todo el campo. Como resultado, Carlos Sainz/Lucas Cruz perdieron 2:22 horas y finalmente terminaron en la duodécima posición.

En el mismo lugar, Mattias Ekström y su copiloto Emil Bergkvist también perdieron 1:45 horas tratando de encontrar el camino correcto. Los dos suecos, que solo competían por segunda vez y por primera vez en la categoría de autos, estaban satisfechos por el gran progreso de aprendizaje. “Mis compañeros de equipo me dieron muchos consejos”, dijo Ekström, dos veces campeón del DTM y campeón mundial de Rallycross. “Encontré un ritmo cada vez mejor. Las dunas siguen siendo mi gran reto. Stéphane y Carlos tienen muchos años de experiencia allí. Siempre me mantuve en el lado seguro y no ataqué demasiado fuerte”. El hecho de que el equipo con menos experiencia en el desierto lograra el mejor resultado fue una buena recompensa por su arduo trabajo. Día tras día, los escandinavos mejoraron del puesto 23 al noveno. Con su victoria en la etapa 8 y otros dos resultados entre los tres primeros, demostraron su progreso constante en una disciplina donde la experiencia cuenta más que en otros tipos de automovilismo.

El equipo Audi Sport realizó la preparación y la operación exitosa en cooperación con Q-Motorsport. El equipo de Sven Quandt tiene varias décadas de experiencia en el Dakar. “Estoy agradecido con Audi por permitirnos realizar este ambicioso proyecto y haber logrado estos resultados juntos desde el principio”, dijo Sven Quandt, director general y Jefe del equipo Q-Motorsport.

“Nuestros equipos de pilotos ganaron cuatro etapas y lograron un total de 14 podios en las clasificaciones diarias. Esto claramente supera nuestras expectativas para la primera participación en el Dakar”, dice Julius Seebach, Director General de Audi Sport GmbH y responsable de automovilismo en Audi. “Muchas gracias por esto y tanto el equipo en la carrera como el que se encuentra en Alemania se merece nuestro respeto. Gracias también a Sven Quandt y su equipo por su valioso apoyo. La histórica victoria de Carlos Sainz con el Audi RS Q e-tron en el tercer día es la recompensa de este arduo trabajo y subraya la capacidad de ganar del concepto. Esto convierte a Audi en el primer equipo en lograr una victoria de etapa con un concepto de propulsión eléctrica. Este es el resultado de un excelente trabajo en equipo. Después de esta actuación en el primer año, la victoria general en el próximo Dakar es claramente nuestro objetivo. De vuelta en Alemania, haremos un balance, optimizaremos aún más nuestro Audi RS Q e-tron y competiremos con él en varias carreras”.

Artículo anteriorChevrolet: 27 años consecutivos al frente de la industria automotriz ecuatoriana
Artículo siguienteContinental Tire Andina es auspiciante oficial de «L’Étape Ecuador by Tour France»