Inicio Destacado Así son los robots eléctricos y autónomos de SEAT encargados del transporte...

Así son los robots eléctricos y autónomos de SEAT encargados del transporte de piezas

56

La planta de SEAT en Martorell (Barcelona) sigue tratando de allanar su camino hacia el futuro del sector del automóvil. Tras destinar 1.100 millones de euros al desarrollo y adaptación de la línea de montaje donde se producirá la nueva generación del SEAT León, que también será PHEV, la fábrica ha incorporado ocho robots autónomos que se encargan del transporte de piezas fuera de los talleres.

Bautizados como vehículos de guiado automático (AGV, automated guided vehicles, por sus siglas en inglés), se trata de un robot con navegación SLAM (mapeo y localización simultánea), conexión 4G, carga por inducción y un convoy de 25 metros, capaz de circular en zonas exteriores.

En concreto, estos vehículos, que ya están operando y recorren cada día 240 kilómetros en conjunto, completan dos rutas operativas que conectan los talleres de prensas y chapistería para el suministro de laterales de los vehículos y elementos móviles como portones y puertas, lo que elimina la circulación de camiones entre estos talleres.

Y es que hasta ahora, dichos trayectos los realizaban con un camión y una tractora, por lo que de esta manera la firma estima que se logrará una reducción de 1,5 toneladas de dióxido de carbono (CO₂) al año, y se disminuirá el tráfico de vehículos dentro de la fábrica.

Cada AGV exterior tiene una capacidad máxima de transporte de 10 toneladas que, junto con los carros, suman un convoy de 25 metros y realizan rutas de 3,5 kilómetros. Asimismo, gracias a la navegación SLAM, estos vehículos «no circulan guiados por cinta magnética ni filoguiados, por lo que se reducen los costes de mantenimiento, son más versátiles para adaptarse a nuevas rutas y su instalación no necesita obra civil», explica la marca.

El proyecto, que se ha llevado a cabo en colaboración con ASTI Mobile Robotics y con Telefónica, ha convertido a SEAT en «el primer fabricante industrial en Europa en contar con vehículos de guiado automático en zonas exteriores», según la propia compañía.

«En los últimos años SEAT está incorporando innovaciones pioneras en el ámbito de la logística y este es un ejemplo más de nuestro compromiso por convertirnos en un referente de la Industria 4.0. La incorporación de AGV externos nos permite optimizar los procesos de producción y logística de una manera eficiente, sostenible y conectada», matizó Christian Vollmer, vicepresidente de Producción y Logística de SEAT.

No son los primeros robots autónomos

Pero este no es ni mucho menos el primer avance tecnológico enfocado a optimizar los procesos de traslado de mercancías ni en la marca española ni dentro del Grupo Volkswagen. De hecho, los nuevos vehículos se suman a los 200 AGV que ya suministraban piezas, aunque hasta ahora solo lo hacían en el interior de los talleres de montaje.

Paralelamente, el uso de drones para suministrar piezas urgentes o los robots colaborativos, que, combinados con una gestión más eficiente de datos gracias al uso de la inteligencia artificial, el big data o el blockchain, son otros elementos que han posibilitado mejorar los procesos.

Todo ello coordinado con una plantilla que en España suma más de 15.000 trabajadores, de los que 7.900 están en la fábrica, que producen actualmente 2.300 vehículos cada día. Como resultado, SEAT Martorell fabricó 500.005 coches en 2019, un 5,4% más que en 2018 (474.300) y su mejor registro desde el año 2000, posicionándose además como la planta que más automóviles produjo en España el curso pasado.

En cuanto a los avances del resto de firmas del conglomerado automovilístico alemán, durante los últimos años hemos visto diversos artilugios de lo más llamativos, como por ejemplo el ‘mayordomo’ particular de la marca Volkswagen, un robot autónomo que carga coches eléctricos a demanda.

De igual forma, los robots autónomos que se desplazan por la planta de Zuffenhausen para la producción del cero emisiones Porsche Taycan, subiendo y bajando en ascensores, ya sea para llevar piezas hasta un puesto de trabajo o para seguir la senda que antiguamente haría una línea de montaje tradicional, es otro ejemplo de los rápidos avances de la robotización más allá del coche autónomo.