Inicio Destacado Hennessey Venom F5: el hypercar que apunta a los 500 km/h

Hennessey Venom F5: el hypercar que apunta a los 500 km/h

225

El preparador Hennessey Performance develó la versión de serie del que será su primer vehículo 100% de fabricación propia. Este modelo fue presentado como prototipo en 2017 y ahora trae unas cifras increíbles: más de 1 800 hp y más de 500 km/h de velocidad punta. Con ello, busca convertirse en el vehículo más rápido del mundo.

Su nombre deja claras sus intenciones: F5 hace referencia a la escala de intensidad de los tornados conocida como Escala Fujita. Consta de cinco intensidades: la más baja F0 con vientos de entre 60 y 117 km/h y la más alta F5, con vientos entre 420 y 510 km/h.

El Hennessey Venom F5 acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos; de 0 a 200 km/h en 4,7 segundos; de 0 a 300 km/h en 8,4 segundos; y 15,5 segundos para hacer el 0 a 400 km/h. La firma afirma que su modelo será capaz de superar los 500 km/h, aunque no precisa exactamente cuál será su velocidad.

En un inicio, Hennessey tenía en mente alcanzar los 1 600 hp, pero finalmente el motor V8 Fury supera los 1 800 hp. Parecería que su motor V8 a 90º con varillas de empuje es sencillo, sin embargo es un propulsor moderno. Cuenta con culata de aluminio, válvulas de titanio, pistones y bielas forjados. Posee dos turbos parcialmente fabricados con elementos en titanio impresos en 3D.

Su cilindrada es de 6.6 litros y sobrealimentado por dos turbos. Va asociado a un cambio robotizado de un solo embrague de siete velocidades, la séptima (dice Hennessey) muy larga; además cuenta con un autoblocante trasero.

Su potente motor no tendrá que mover mucho peso, pues el Venom F5 alcanza los 1 385 kg, un poco más pesado que el Koenigsegg One, pero con un 35% más de potencia.

El diseño interior es casi de competición, y tiene cierto aire de sencillez. Varios elementos están tapizados en cuero y hay fibra de carbono en todo en todo lado. La pantalla central cuenta con un sistema de infoentretenimiento de Alpine, pero con varios controles integrados a la medida. El volante tiene un diseño inspirado en aviones de combate, con perillas y botones para el limpiaparabrisas.

Cabe mencionar que el F5 no tiene airbags, por lo que será difícil su entrada en algunos mercados. A pesar de ello, Hennessey aseguró haber vendido entre 12 y 14 unidades, de una producción limitada de 24, cada una a un precio de USD 2,1 millones más impuestos.