Aceite de motor, no todos son iguales

Viscosidad, valores API (American Petroleum Institute), aprobaciones de fabricantes, sintético, mineral... para buscar el aceite idóneo necesitamos más letra que un abogado. La marca alemana LIQUI MOLY le abre un camino en la selva de los aceites de motor. Para ello una herramienta valiosa es la guía on-line de aceites de motor en www.liqui-moly.es.

 

En palabras de Marco Fritsche, de LIQUI MOLY Ecuador, “al introducir la marca, modelo y datos del motor del carro se obtiene una lista de aceites de motor adecuados”. El aceite de motor consta básicamente de dos ingredientes: aceite de base y aditivos.

“El aceite de base es el aceite propiamente dicho”, dice Fritsche. Por sí mismo es demasiado débil para lubricar los motores actuales; por tanto entran en juego los aditivos. Ellos aportan al aceite de motor sus cualidades específicas. Facilitan también la lubricación del motor a altas temperaturas y aseguran la fluidez del aceite a bajas temperaturas. Limpian el motor disolviendo los desechos existentes en el circuito del aceite y transportándolos al filtro del aceite. Reducen la fricción en el motor y protegen frente a la abrasión. Mantienen más tiempo la frescura del aceite y frenan la aparición de ácidos en el aceite.

Los aceites de motor modernos están formados por aditivos en cantidades de hasta el 35%. En el caso del aceite de base existen dos categorías: aceite mineral y sintético.

El aceite mineral se refina a partir de petróleo crudo. Su ventaja: el precio barato. Su inconveniente: No es tan eficaz. Al estar formado por muchas sustancias diferentes, los aditivos no pueden ofrecer todo su desempeño. Por ello los motores modernos suelen necesitar aceite sintético.

Pero ¿qué hay detrás de toda esta terminología? “10W-40” es un ejemplo de viscosidad, y señala el grado de fluidez del aceite. “Cuanto mayor es la cifra más viscoso es el aceite”, apunta Fritsche.

La primera cifra indica la viscosidad a temperaturas bajo cero, y la segunda cifra a altas temperaturas. No existe una viscosidad “correcta” en general, pues lo correcto no es lo mismo en un auto que en otro. Sin embargo, la tendencia es una viscosidad cada vez menor de los aceites.

Los fabricantes de carros quieren reducir así el consumo de combustible, pues un aceite fluido provoca menos fricción en el motor. No obstante, no todos los carros son apropiados para el aceite de poca viscosidad. “Hoy la viscosidad ya no es el criterio determinante, pues es demasiado impreciso”, sentencia el experto. Efectivamente, informa solo sobre la fluidez de un aceite, pero nada sobre la calidad. Por ello actualmente son importantes normas industriales como API. Estas imponen otros requisitos que debe cumplir el aceite. La norma más reciente es API-SN.

Muchos fabricantes de carros europeos van todavía un paso más allá. Exigen aceites que cumplan requisitos aún más elevados que los de la norma API. Una aprobación oficial del fabricante de carros es el distintivo de calidad máximo que puede obtener un aceite. Los aceites de motor de LIQUI MOLY tienen aprobaciones oficiales de todos los grandes fabricantes de autos.

Esto significa que los aceites no solo son técnicamente correctos, sino que con ellos se cumplen también la normativa de garantía. LIQUI MOLY se produce exclusivamente en Alemania, así que los conductores circulan en nuestro país con el mismo aceite que usan los conductores en Alemania. “Y eso significa una calidad excelente, máxima”, indica Marco Fritsche.

A veces es necesario aumentar la presencia de aditivos en el aceite de motor. Por ejemplo, si queremos dar al motor una protección extra frente a la abrasión. Con este fin LIQUI MOLY ofrece una serie de aditivos. Para vehículos más antiguos Oil Additiv y para autos más nuevos Cera Tec. Ambos son aditivos protectores con tecnologías diferentes, capaces de reducir la fricción en el motor y de proteger al motor en caso de pérdida de aceite.