McLaren 600LT Spider, deportividad a cielo abierto

La marca británica acaba de presentar de manera oficial a su nuevo deportivo, una variante a cielo descubierto que está basada en el exclusivo 600LT. Cuenta con los mismos argumentos de este y...

En los planes de Volkswagen estaría fabricar un todoterreno 100% Eléctrico

A día de hoy cuesta pensar en un nicho de mercado que todavía no haya sido explorado, pero en Volkswagen parecen tener claro uno que es tal: el de los todoterrenos puros con mecánicas complet...

Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

Es uno de los coches más esperados para los entusiastas de los muscle cars americanos y uno que promete traer sensaciones fuertes a todos aquellos que se atrevan a exprimir al máximo su motor.

BMW R Ninet Giggerl: una verdadera bestia venida del futuro

BMW R Ninet Giggerl: una verdadera bestia venida del futuro Foto: Archivo particular

Esta sorprendente y futurista creación es fruto del duro trabajo realizado por un preparador alemán a petición expresa de la propia BMW. Utiliza la base de la conocida naked germana, pero su imagen es completamente diferente.

En el territorio alemán existe un preparador bastante conocido por los atrevidos proyectos que es capaz de llevar a cabo, cuyo nombre es Bernhard Baumann. Su dominio del metal es tan llamativo que ha llamado la atención de la propia BMW Motorrad, quien se ha puesto en contacto con ‘Blenchmann’ (hombre de hojalata) para que dirigiese un nuevo proyecto.

Lo que tenemos en imágenes es el resultado final de duras jornadas de trabajo en las que este preparador ha tratado de transmitir sus ideas de diseño de cara al futuro de la marca, presentándonos un producto que parece sacado de una película de ciencia-ficción. Pese a su apariencia, lo que se encuentra debajo de esta moto es una BMW R nineT, la cual ha sido desmontada por completo para poder dar rienda suelta a todas sus ideas.

 

De esta forma, Baumann ha elaborado a mano toda la carrocería y tan sólo ha tenido que recibir ayuda para la parte electrónica, el asiento y la pintura. Esta última utiliza un tono gris en combinación con los colores clásicos de BMW (rojo y dos tonalidades de azul), además de algún que otro detalle en negro.

Su aspecto final, parecido a una cabeza de pollo – según sus amigos –, ha provocado que este artista le otorgara el nombre de Giggerl, es decir, el apelativo que se le da al citado animal en el sur de Alemania.

Como decimos, pocas piezas se han librado de pasar por sus manos y es que el chasis, el tanque, el subchasis, el asiento, el sistema de escape y la carrocería, son elementos completamente nuevos creados por él. Además, el toque de deportividad final viene de la mano de unos neumáticos slicks, los cuales sacarán todo el partido a su motor bóxer refrigerado por aire de 115 caballos.

 

Fuente: www.caranddriver.es