El Porsche Club más antiguo del mundo cumple 65 años

Unos 210.000 aficionados a los deportivos de más de 85 países son socios activos de los 675 Porsche Clubs existentes. 

Así es el Nissan Leaf Nismo Concept: más salero y deportividad para el eléctrico de la casa

Durante un evento denominado Nissan Futures 3.0 y celebrado ayer en la ciudad de Oslo, en Noruega, el fabricante japonés Nissan ha adelantado sus planes de futuro en materia de vehículos eléc...

Porsche lanza una nueva versión del Panamera con 680 hp y 49 km de autonomía en modo eléctrico

El híbrido enchufable se convierte en el Sport Turismo más potente

El CEO de Audi Stadler: "La inteligencia artificial puede salvar vidas"

En el Salón de Frankfurt, el principal de Audi AG. En el Salón de Frankfurt, el principal de Audi AG. Foto: Archivo particular

Ingolstadt, 30 de septiembre de 2015 – Se ha logrado un avance importante al establecer, durante el Salón Internacional del Automóvil (IAA), el marco jurídico del estacionamiento y la conducción autónoma. El ministro de Transporte Alexander Dobrindt presentó su estrategia nacional de esta tecnología clave en Frankfurt. 

También dio la bienvenida al Comisario de Transportes de la Unión Europea, Violeta Bulc y a los ministros de transporte de los demás países del G7. Usando el prototipo llamado "Jack", presentó a los visitantes, el estado actual de los sistemas de asistencia al conductor.

El Presidente del Consejo de Dirección de Audi AG, el profesor Rupert Stadler, abogó por "aprovechar esta oportunidad única para salvar 900 000 vidas al año, ya que más del 90% de todos los accidentes de tráfico son causados por error humano".

El número de heridos en accidentes de tráfico también se podría reducir en 36 millones cada año, afirmó Stadler. "La inteligencia artificial puede salvar vidas, lo que la convierte en la clave para una mayor seguridad del tráfico. Nuestra tecnología está casi lista para la producción en serie, y con la ayuda de los políticos traeremos la conducción autónoma a nuestras carreteras paso a paso".

El Audi A8 liderará el camino en 2017 con capacidad para conducción autónoma durante tráfico congestionado y en la carretera a velocidades de hasta 60 km / h (37,3 mph).

El nuevo marco legal tiene por objeto permitir a los conductores abandonar sus funciones de conducción, siempre y cuando el piloto automático está activado.

En su presentación a los ministros de Transporte del G7, Prof. Stadler describió cuanto se ha logrado en cuanto a sistemas de asistencia al conductor se refiere. Sistemas inteligentes de asistencia al conductor, como los disponibles en el nuevo Audi Q7, ofrecen una muestra del futuro de la conducción autónoma.

Este SUV impide girar a la izquierda hacia el tráfico, ayuda al conductor a maniobrar para evitar situaciones de peligro, advierte de si otros vehículos se acercan de forma peligrosa cuando se da marcha atrás, ayuda a estacionarse y se asegura de que el conductor y los pasajeros no pasen por alto cuando se acercan por detrás vehículos o bicicletas si van a abrir una puerta.

Demostraciones espectaculares

En los Estados Unidos, un Audi TTS sin conductor trazó la marca registrada de los cuatro aros en una superficie de sal plana y también conquistó Pikes Peak en las Montañas Rocosas.

Audi fue la primera marca de autos en 2012 en obtener la licencia de pruebas para la conducción autónoma en la vía pública en el estado norteamericano de Nevada. En el otoño de 2014 un Audi RS7 Sportback probó los límites físicos de la conducción autónoma en el circuito de Hockenheim.

A principios de 2015, el Audi A7 piloted concept completó un recorrido de más de 900 km por carretera desde la costa oeste a Las Vegas. Poco tiempo después, la tecnología afrontó la tarea de conducir en el tráfico pesado de la ciudad de Shanghai.

En abril de 2015, el ministro de Transporte alemán experimentó por sí mismo la capacidad técnica del Audi A7 piloted concept. Después de eso, anunció "una red de carreteras completamente conectada" como un objetivo a largo plazo que reducirá el tráfico y la contaminación ambiental, y al mismo tiempo, utilizará la infraestructura en toda su capacidad.

El súper cerebro de la conducción autónoma es El controlador central de asistencia al conductor (zFAS). Este utiliza los últimos procesadores de alto rendimiento, analiza las señales de numerosos sensores en tiempo real, calcula un modelo 3-D del entorno en base a este análisis y luego decide cómo maniobrar.

Esto permite por ejemplo que el sistema detecte anticipadamente los carros que estén cambiando de carril en frente del vehículo, mucho más rápido de lo que un humano puede responder.