McLaren 600LT Spider, deportividad a cielo abierto

La marca británica acaba de presentar de manera oficial a su nuevo deportivo, una variante a cielo descubierto que está basada en el exclusivo 600LT. Cuenta con los mismos argumentos de este y...

En los planes de Volkswagen estaría fabricar un todoterreno 100% Eléctrico

A día de hoy cuesta pensar en un nicho de mercado que todavía no haya sido explorado, pero en Volkswagen parecen tener claro uno que es tal: el de los todoterrenos puros con mecánicas complet...

Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

Es uno de los coches más esperados para los entusiastas de los muscle cars americanos y uno que promete traer sensaciones fuertes a todos aquellos que se atrevan a exprimir al máximo su motor.

Dos Lamborghini Countach y un Porsche 911 Speedster en un granero abandonado

Dos Lamborghini Countach y un Porsche 911 Speedster en un granero abandonado Foto: www.periodismodelmotor.com

Un granero abandonado de California ha sido el lugar encargado de guardar numerosos coches de gran valor. Entre ellos se encuentran dos Lamborghini Countach, un Porsche 911 Speedster con 66 kilómetros y un Shelby GT500 encargado por el mismísimo Carroll Shelby.

 

Nos es la primera vez que ocurre, y me puedo apostar la falange del dedo meñique de mi mano izquierda a que no será la última. Está vez ha sido California el lugar en el que se ha encontrado una colección de coches abandonados, y como viene siendo habitual, un granero, el espacio encargado de recoger unas cuantas de estas valiosas joyas sobre ruedas

 

El afortunado Vince Hernández ha sido la persona que se ha topado con este conjunto de vehículos y, además, el encargado de sacarlos a la luz a través de su cuenta de Instagram. Como se puede apreciar en las imágenes -desconocemos por qué algunas han sido borradas de su perfil-, el ‘almacén’ cuidaba del uso, que no del tiempo ni del polvo, dos Lamborghini Countach de los años 80, un Porsche 911 Speedster de finales de la misma década con tan solo 41 millas (66 kilómetros) y un Ferrari Mondial. Pero, además, y como expone GT Spirit, también esperaba una restauración un Shelby GT500 original encargado por Carroll Shelby.

Puede que entre tanta joya, el Buick GSX o el Dodge Charger Daytona, este último de 1969, pasen desapercibidos.

 

Fuente: www.periodismodelmotor.com