McLaren 600LT Spider, deportividad a cielo abierto

La marca británica acaba de presentar de manera oficial a su nuevo deportivo, una variante a cielo descubierto que está basada en el exclusivo 600LT. Cuenta con los mismos argumentos de este y...

En los planes de Volkswagen estaría fabricar un todoterreno 100% Eléctrico

A día de hoy cuesta pensar en un nicho de mercado que todavía no haya sido explorado, pero en Volkswagen parecen tener claro uno que es tal: el de los todoterrenos puros con mecánicas complet...

Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

Es uno de los coches más esperados para los entusiastas de los muscle cars americanos y uno que promete traer sensaciones fuertes a todos aquellos que se atrevan a exprimir al máximo su motor.

Ecclestone no entiende a los que le acusan de comprar su libertad

El jefe de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, cuya causa por soborno fue sobreseída este martes por la Audiencia de Múnich después del pago de 75 millones de euros, aseguró en una entrevista que no entiende a aquellos que lo acusan de haber comprado su libertad. "No puedo entenderlo. Me parece que los jueces no tuvieron otra opción", apuntó el magnate británico.

"Así son las cosas en Alemania. Seguro que es un poco desafortunado tener que pagar tanto dinero, pero peor es no tenerlo" manifestó Ecclestone, quien sin embargo aseguró que se encuentra bien con "este sistema capitalista".

Ahora, tras el sobreseimiento de la causa, espera volver a sus funciones al frente de la Fórmula Uno, de las que tuvo que alejarse ya que tenía que personarse en el tribunal alemán para seguir el juicio. "Ahora estoy otra vez completamente ahí. No fue divertido estar cada semana dos, tres días, en Múnich. Aunque algo quiero decir: me he enamorado un poco de esta ciudad y de su gente. Me gusta esta ciudad," añadió Ecclestone.

El caso se remontaba a 2006, cuando la empresa BayernLB poseía cerca del 50% de las acciones de la Fórmula Uno tras la quiebra del grupo mediático alemán Kirch y encargó su venta al jefe de su departamento de riesgos, el banquero Gerhard Gribkowsky, quien negoció con Ecclestone la transacción.

Según la acusación de la fiscalía alemana, Ecclestone le pagó en torno a 32 millones de euros (44 millones de dólares) para que esa participación acabara en manos de la empresa británica CVC Capital Partners y evitar así que alguien ajeno pudiera ensombrecer su posición de liderazgo en el negocio.