El Porsche Club más antiguo del mundo cumple 65 años

Unos 210.000 aficionados a los deportivos de más de 85 países son socios activos de los 675 Porsche Clubs existentes. 

Así es el Nissan Leaf Nismo Concept: más salero y deportividad para el eléctrico de la casa

Durante un evento denominado Nissan Futures 3.0 y celebrado ayer en la ciudad de Oslo, en Noruega, el fabricante japonés Nissan ha adelantado sus planes de futuro en materia de vehículos eléc...

Porsche lanza una nueva versión del Panamera con 680 hp y 49 km de autonomía en modo eléctrico

El híbrido enchufable se convierte en el Sport Turismo más potente

"Hoy, pude experimentar lo que es pilotar un coche de Fórmula 1", Jorge Lorenzo

Llegó el día Jorge Lorenzo ha completado hoy sus primeras vueltas a los mandos de un Fórmula 1 en el Circuito de Silverstone, un evento patrocinado por el gigante de la bebida energética Monster.

El mallorquín se ha puesto a los mandos de un Mercedes W05,  el F1 con el que Lewis Hamiltón se proclamó campeón del mundo en 2014, un coche que venció en 16 de las 19 carreras celebradas esa temporada sumando los resultados de Hamilton y Rosberg.

"Lo primero, quiero dar las gracias a Monster por darme esta oportunidad. Ha sido una gran experiencia, como un sueño hecho realidad", cuenta el piloto de Yamaha. "Los últimos días han sido muy especiales para mí", explica Lorenzo, que antes de subirse al Fórmula 1 de Hamilton ha estado entrenando con cohes de categorías inferiores. "Tuve la oportunidad de trabajar junto a los mejores ingenieros de este deporte, piloté un coche de F2, hice sesiones de test en el simulador y, al final, tenía que pilotar el 'bueno'".

 

Lorenzo confiesa haberse sorprendido por lo "suave" que ha sido el pilotaje del Mercedes W05, un coche propulsado por un motor V6 1.6 turbo híbrido de 750 cv de potencia. "Hoy, pude experimentar lo que es pilotar un coche de Fórmula 1. Ha sido un día increíble. Estoy muy satisfecho con el tiempo la vuelta que di en la última salida. Por lo que me dicen los ingenieros, mis tiempos fueron realmente competitivos. El coche es muy suave. Lo esperaba mucho más nervioso y difícil, pero, al final, todo fue muy bien: el volante, el motor, todo", aseguró Jorge.

El tricampeón del mundo de MotoGP reconoce que "es bastante fácil de pilotar y el coche, en las curvas, es realmente rápido y el agarre en los ángulos es irreal. En la primera vuelta sientes la potencia, pero cuando te acostumbras es parecido a una MotoGP, pero en las curvas es otro mundo, unos 40 km/h más rápidos en mitad de la curva. También me ha sorprendido lo tarde que puedes frenar y la cantidad de agarre que el coche puede retener con el acelerador a tope en las curvas rápidas. Es inhumano".

Tras disfrutar de la experiencia, Lorenzo ya se prepara para poner rumbo al Circuito de Motegi, donde arrancará la gira asiática del Mundial de MotoGP el próximo fin de semana.

Fuente: www.todocircuito.com