McLaren 600LT Spider, deportividad a cielo abierto

La marca británica acaba de presentar de manera oficial a su nuevo deportivo, una variante a cielo descubierto que está basada en el exclusivo 600LT. Cuenta con los mismos argumentos de este y...

En los planes de Volkswagen estaría fabricar un todoterreno 100% Eléctrico

A día de hoy cuesta pensar en un nicho de mercado que todavía no haya sido explorado, pero en Volkswagen parecen tener claro uno que es tal: el de los todoterrenos puros con mecánicas complet...

Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

Es uno de los coches más esperados para los entusiastas de los muscle cars americanos y uno que promete traer sensaciones fuertes a todos aquellos que se atrevan a exprimir al máximo su motor.

Philippe Croizon enfrenta el Dakar 2017 sin manos ni pies

El sistema, hasta ahora desconocido, le ha valido para participar en la prueba española Baja Aragón y en su principal prueba de fuego, el Rally de Marruecos, donde quedó en decimoquinta posición. El sistema, hasta ahora desconocido, le ha valido para participar en la prueba española Baja Aragón y en su principal prueba de fuego, el Rally de Marruecos, donde quedó en decimoquinta posición. http://www.teinteresa.es/

Philippe Croizon sufrió un accidente cuando tenía 26, pero tras diez años de recuperación pudo dedicar su vida al deporte. En 2010 cruzó a nado el Canal de la Mancha.

A los 26, Philippe Croizon sufrió una descarga eléctrica de 20 mil voltios mientras arreglaba una antena de TV y a causa de las quemaduras debieron amputarle sus extremidades. Pero tras diez años de recuperación, enfocó su vida hacia el deporte y ahora, a los 47, correrá el Dakar en un buggy adaptado.

No será su primera hazaña: en 2010, Croizon cruzó a nado el Canal de la Mancha. Pero a pesar de su coraje, el proyecto del Dakar estuvo por fracasar.

El francés ya había disputado el Rally de Marruecos para ganar experiencia, pero eso puso en riesgo su participación en el Dakar.

Luego conoció al príncipe catarí Nasser Al-Attiyah, quien se interesó por el proyecto y al enterarse de las dificultades económicas del piloto colaboró con una gran cantidad de dinero, al menos 100.000 Euros.

El prototipo de buggy con el que Croizon correrá tiene con un joystick que le permite acelerar y frenar, también girar a la derecha y a la izquierda. Con el muñón derecho maneja ese comando, mientras que con el izquierdo puede poner la marcha atrás y prender las luces. El resto de funciones las activa el copiloto.

Fuente: www.minutouno.com